Categoría: autoestima

De decisiones, egos y autoestima

Se dice que el terror surge cuando el miedo ha superado los controles del cerebro y ya no puede pensarse racionalmente…
El miedo nace de la sensación de falta de control y evita que podamos pensar de forma racional…

Hace unas semanas, participé en una situación nada grata para mí. Una persona a la que aprecio, se manifestaba contraria respecto a una decisión personal que yo había tomado. No solo juzgó mi decisión sino que me juzgó a mí con implacable seguridad. Ante mi propio desconcierto, salté sobre él como fiera que llevara años enjaulada. Tras pedirle disculpas, reflexioné sobre la causa que me había llevado a tal descontrol: ¿por qué me afectaba tanto aquello? ¿qué más me da a mí si hay alguien de acuerdo o no con lo que pienso? ¿por qué me nacen estos sentimientos tan negativos? ¿a qué tengo miedo? ¿no es así como nace el odio?

Aunque he oído algunas veces que el ego es el exceso de autoestima; no puedo estar de acuerdo. La deseada, necesitada y añorada autoestima es la consecuencia de la opinión que cada uno se fragua de sí mismo. Si me tengo en consideración, no en referencia a comparaciones sociales sino a mi propio crecimiento personal, y soy solidaria con mis errores y complaciente con mis logros, alcanzaré el nirvana, seré libre. Una sana autoestima es síntoma de una sana salud mental y, seguramente, por eso, siempre ha sido tan codiciada. Pero lo cierto es que no se enseña autoestima en las escuelas y en algunas familias, tampoco. No se apela al amor y al respeto por uno mismo sino a otras cuestiones más prácticas que facilitan que podamos jugar en esta ruleta rusa tan vitalicia y tan poco vitalista, cuestiones que responden a nuestra necesidad de seres sociales. Ahí es cuando entra en juego un elemento inversamente proporcional, el ego, entendido como la consecuencia del valor que otorgo a las opiniones de los demás sobre mi persona. Así, habitualmente, tras un gran ego se esconde una baja autoestima.

Las pautas para descubrir uno u otro están en la forma de comunicarnos. A las personas con una alta autoestima  se les da bien escuchar, aprehender, comprehender. Viven en libertad, sin importarles las modas o las influencias o elquedirán, y son celosos de su intimidad y de su tiempo de vida, que suelen invertir en aquello/aquellos que aman. Por el contrario, las personas con exceso de ego, hablan mucho de sí mismas, gastan tiempo en busca del selfie perfecto, piensan en los demás como si solo fueran meros espectadores a los que satisfacer y viven pendientes de los likes. Ya sabes: “qué pensará mi jefa/mi padre/mi hermana/mi pareja/mis amigos e incluso mis conocidos si hago/digo/pienso esto o aquello” y, cuando se lanzan, viven atemorizados por no gustar. Se juntan con personas que piensan como ellos, que no les llevan la contraria, y creen vivir en paz, hasta que un día se desbordan. Las redes sociales nacieron de esta observación, era un triunfo asegurado. Pero es que, además, en estos últimos años, han conseguido que, en vez de colaborar, compitamos, en vez de relacionarnos, generemos identidades irreales más adecuadas a lo que creemos que nos exige esta denostada sociedad que a lo que realmente deseamos, tanto que, empiezan a aparecer estudios que demuestran que las redes nos hacen menos inteligentes, aunque no hay mucho que estudiar: ¿te has sorprendido alguna vez, a altas horas de la noche navegando y cotilleando en vidas ajenas? ¿qué sentido tiene? En cierto modo, es como ojear una revista del corazón, con personajes más reales, más conocidos, aunque con una cuota de veracidad y de valor tanto o más irrelevantes para tu vida.

Cuanto más cotillas somos menos vida tenemos
Cuanto más cotillas somos menos vida tenemos

Entonces, ¿qué pasaría si no estuviéramos en las redes? Seguro que conoces a personas que nunca han estado en Facebook ni en Instagram, ni les interesa, a pesar de haber sido presionados una y mil veces por familiares, compañeros y amigos, como lo han sido con una boda, la paternidad, las oposiciones y mil otras sandeces que algunos consideran la panacea del homo socialis. Quizás algunas, simplemente, sean poco sociables, y otros, algunos de los que conozco, son personas sanas, estables, que prefieren tomarse un vino contigo, o un té, o pasear durante horas antes de mostrar al mundo entero -con lo que ello implica- dónde ha estado de vacaciones o lo bien que le sienta su camiseta nueva; personas con bajo ego, y con una autoestima envidiable, personas que no viven esperando a que vibre su móvil para tener una vida más completa.

Tengo esta reflexión con mis clientes y me temo que ha llegado el momento de asumir cierta responsabilidad. Sobre todo ahora, más que nunca, cuando he empezado a sentir que estoy vulnerando la privacidad de mi familia y mis amigos. Así es que me lanzo a este experimento y desaparezco de las redes sociales (personales). No puedo eliminar las miles de horas empleadas en ellas pero sí puedo decidir darles otra utilidad, a partir de ahora, comunicarme de forma más directa, leer más, escuchar más música, ver más cine, mirar más a los ojos a la gente que amo. Esta es mi decisión, soy consciente de que a algunos gustará y a otros no, pero no busco la aprobación de nadie, solo la mía.

TwitterFacebookGoogle+LinkedInPinterestTumblrStumbleUponEmailPrintCompartir

El secreto de Anchuelo

1000 maneras de morir
Por “1000 maneras de vivir” no he encontrado nada.

Me admira cómo se publican libros a troche y moche, cómo se descubren, cada día, mil y una formas de hacer unas lentejas, de ponerte un pañuelo, de curarte un resfriado, de ser feliz, de encontrar pareja o de morir. Google no debe dar a basto con tanto conocimiento por ahí suelto. Y la cuestión es que, al final, en cuestiones básicas, tengo la sensación de haber avanzado muy poco. Seguimos teniendo conversaciones vacías, gastando el tiempo en batallas perdidas, negociando sin éxito, confundiendo matices, dando y recibiendo malentendidos, insatisfechos, a veces amargados y, muchas, bastantes veces, desencantados con una vida con demasiados lunes y escasos sábados.

Ana Orantos
Dos amigas. Una noche cualquiera.

Hace unos días, salí a tomar un vino con mi amiga, Rebeca. “Un vino” le dije, asegurándome de pronunciar cada letra para no dar lugar a la confusión que, con eso de que yo soy extremeña y ella madrileña… nos liamos. “Sí, sí”, dijo ella cogiendo su teléfono y llamando a un restaurante muy cercano que tampoco era para que muriéramos de hambre por un principio cualquiera como el de recogerse pronto para madrugar al día siguiente por aquello de trabajar. El caso es que la mesa tardó en estar libre y tampoco íbamos a estar sin consumir, y que el vino era muy rico, pero no me preguntes cuál ni nada. Total que, estando ya en la cena, hablábamos de cosas banales porque, en las casi dos horas previas ya nos lo habíamos dicho todo. Incluso, me oí espetándole: “voy a contarte algo que nunca te he contad…” No me dejó ni terminar: “que sí, que sí, que ya me lo has contado”. Pues nada… miré alrededor, por si encontraba alguna fuente de inspiración. Dos mesas más allá, hacia la calle, cinco treintañeros hacían ruido, se reían y brindaban, hasta que uno de ellos gritó “¡si ese tío no quiere vivir es que está muerto!”.

secretoPienso lo mismo que tú. Esa mesa era mucho más interesante que la nuestra, por mucho que quiera a mi amiga. Así es que nos acercamos y nos unimos al grupo. Sería tremendo contar al detalle todo lo que escuchamos aquella noche… por lo que, seleccionaré solo una anécdota que me dejó pensando varios días. Este grupo de tíos -más conocidos como “Los chicos de Pavones”, ahora ya currantes y, con cierta nostalgia de la vida de estudiantes- nos relataron que, organizando una fiesta en el piso en el que convivían, decidieron que fuera distinta, una fiesta temática. Uno de ellos, al parecer, el ideólogo, buscando en Internet, encontró un jugador de balonmano de segunda división apellidado “Werner” y, sin más, decidieron hacer la fiesta en su honor; está incluía un pack de bienvenida consistente en una careta con la cara de Werner y una pelota de su deporte favorito, hecha de caramelo. En seguida, los invitados empezaron a preguntar por Werner. Al parecer, en menos de media hora, ya se habían encariñado con el sujeto, y todos querían saber cómo es que no había asistido a una fiesta en su honor. El vino también era muy rico. Así es que abrieron el portátil y descubrieron que, en unas horas, Werner, tenía un partido en una localidad cercana. Sin duda, era el destino, aunque ellos lo llamaron Werner’s day. Los cincuenta fiesteros, armados con sus caretas y una pancarta motivadora en la que se podía leer “Werner, eres el mejor” se dirigieron al estadio municipal en el que, aparte de su presencia, algunos familiares combatían el frío y la soledad aplaudiendo y hasta saltando, si la ocasión lo requería. Una vez posicionados en las primeras gradas y decididos, por consenso, a  darlo todo, comenzaron a gritar, animando, celebrando cada gol como jamás lo habían hecho, abrazándose y besándose con cada tanto; chillando, jaleando y dejándose la garganta hasta el punto en que, desde fuera, aquello parecía un auténtico concierto de rock. Werner, asustado, hizo, probablemente, el mejor partido de su vida, marcando tantos goles como sus manos le permitieron. Él, el entrenador y su propia madre, una vez concluido y ganado con creces el partido, fueron a conocer a los nuevos fans, a darles las gracias y, sobre todo, a preguntarles por qué. Perplejos, no podían entender que no hubiera ninguna razón más que el azar y las ganas.

Juan Ignacio Werner Rodil, en posible estado de shock
Juan Ignacio Werner Rodil, en posible estado de shock

Esto, contado por sus protagonistas, me causó dolor de estómago de las carcajadas. Imaginaba al pobre Werner fuera de sus casillas, como si le hubieran puesto LSD en el Aquarius, flipándolo todo el rato.

¿Has oído eso de el secreto de Anchuelo, que no lo sabía nadie y lo sabía todo el pueblo? Pues ellos me lo recordaron y me consta que puede aplicarse a todo, absolutamente a todo y que, seguramente, tú también lo sabes, el secreto de la buena vida es hacer, de aquello que consideres ordinario, algo extraordinario.

Yo creo en las miradas que son capaces de ver la maravilla donde otros no ven nada. Creo en este grupo de personas magníficas que nos hicieron pasar una magnífica noche y que, seguramente, le mejoraron la vida a Werner. Creo en la gente que llama por teléfono solo por el deleite de escuchar tu voz, en la gente que te muestra el mundo sin moverse de una habitación, en todos los que se esfuerzan cada día para tener la vida que desean y que nos contagian y nos meten en líos de los buenos. Creo en la autenticidad.

 

PD: la historia está contada como la recuerdo; probablemente no todos los datos son exactos pero, como dijeron los hermanos Coen cuando les preguntaron en qué hecho real se basaba Fargo: no siempre es necesaria una historia real para hacer una real historia o algo así 😊

 

Felices vocaciones

En este maltrecho mundo que nos vamos construyendo sin a penas planificación y con muchas dosis de improvisación, la polivalencia se ha vuelto un básico imprescindible. Así es que, sí, si estás en este país nuestro, enhorabuena, seguro que tú también eres un polivaliente, que lo mismo sirves pa un roto que pa un descosío. Y qué bien, porque las empresas no tienen pasta para pagar a tanto especialista. ¿Tanto nos cuesta apreciar a aquellos que quieren hacer preguntas? ¿Estamos tan tontos que creemos que los listos son los que tienen todas las respuestas en este absurdo trivial? Pues los polivalientes a las barricadas, para todo lo demás… un experto. Y los que han conseguido ser expertos en algo, a seguir estudiando, o dejarán de serlo.

Cada día estoy más enganchada a la serie esta del animal humano, a sus costumbres, hábitos y comportamientos y a la consecuencia de todo ello. Así es que no puedo parar de observarlo, de estudiarlo… A ver si va a ser esa mi vocación… El año pasado hice un descubrimiento muy importante: la sobrevaloración del talento, algo totalmente insuficiente, frente a la necesidad absoluta de personas responsables y currantes que asumen sus limitaciones y sus errores y que luchan por mejorar cada día. También descubrí, hace más años, la sobrevaloración del academicismo, como si un título fuera garantía de algo o te diera derecho a algo, pues anda que no conozco personas con títulos colgados en sus paredes sin mucho o ningún contenido ni ninguna curiosidad por su especialidad, personas que no saben nada ni tienen intención de saber.  Y el último hallazgo fue el absentismo como la pandemia del s. XXI a la que se podía poner solución con medidas que compensaran los bajos salarios económicos y estimulasen la calidad de vida y la conciliación familiar. Sí, sí…

Pues, no se vayan todavía, aún hay más: últimamente he re-descubierto que el bien más preciado de un ser humano y el requisito más codiciado en un candidato para una organización es la vocación. Es un asunto incuestionable que no se tiene en cuenta en ninguna oposición ni en la inmensa mayoría de selecciones. Vocación de ser madre, de ser barrendero, pinturera, monja, puta, portero, maestra, dentista, mecánico, bombera o lo que sea. Si tienes vocación, lo tienes todo. Lo demás es accesorio. ¿Cómo lo había olvidado? La iglesia católica siempre fue una experta en tales lides, aunque hoy ya solo queda el reducto del Opus Dei pero es, sin duda, su gran fortaleza: tener a gente preparada y con vocación, con eso se levanta un mundo. Siempre me han apasionado los conventos y escuchar a monjas que te explican con fervor su entrega y su vocación. santa-teresaSoy fan de Santa Teresa, qué tía más alucinante, una Frida Kahlo del copón. Qué maravilla. Lo había olvidado. Hace mucho que no piso un convento. Pero, sin embargo, también he podido encontrarlo en Japón, en esos taxistas de traje y guante blanco, en el señor que te cobra el periódico, la señora que te sirve la comida, todo lo hacen con tal ceremonia y devoción que los occidentales nos quedamos boquiabiertos. Aquí solo permitimos la vocación a los médicos, bueno, a los neurocirujanos porque a los de medicina general no, que eso lo hace cualquiera. Y entre todos vamos forjando esta sociedad que desprecia, que no valora, que no dignifica el trabajo ni a quienes lo ejercen. Esta mañana leí a la Coixet en instagramLas camareras de los hoteles y las mujeres de la limpieza en general, me parecen de las personas mas auténticamente admirables y menos valoradas del mundo.

¿Has leído a Lucía Berlín? Pues no sé a qué esperas, qué maravilla…

Lucha por tener vocación. No hay nada mejor. Y la vocación no es innata. Déjate de tonterías. Tú no naces sabiendo qué quieres ser de mayor. Lo vas construyendo con personas que te inspiran, películas que te deslumbran, libros que te arrasan y dices: “yo quiero ser eso” y, si tienes la suerte de tener una familia que no se empeñe en quitarte la idea de la cabeza, y un ambiente social al que eso no le parezca una chorrada, estás de suerte, tu camino a la felicidad está dispuesto.

Tienes toda la vida para tener vocación. Empieza a entrenarla ahora. Empieza por la más esencial de todas: la vocación de servicio. Si te chifla servir a los demás, si te apasiona ver a la gente feliz a tu alrededor y contribuyes a ello y disfrutas viendo como los demás disfrutan, la tienes. Si la sociedad te ha corrompido tanto y te ha idiotizado tanto que piensas que servir a los demás es un acto de tercera, muérete del asco (y me coges en Navidad, que podría decirte cosas peores) y piérdete la vida y la vida de los millones de personas maravillosas que hay en este mundo. Y deja de pensar en ti, coño.

Lucha por tener vocación. Compite ferozmente contigo mismo. Si eres madre, sé la mejor que puedas ser, estudia, prepárate, si estás en paro sé el mejor candidato que puedas ser, si eres pintor pinta como si de ello dependiera tu vida, porque es cierto, tu vida depende de cuánto sepas amar lo que haces. Esta noche, echando un vistazo a Twitter, me encuentro a un grupo de estudiantes adolescentes vitoreando a su maestro, Agustín Moreno, y me entra una felicidad tremenda. Esto tendría que pasar a diario, tendría que ser lo habitual. Hoy se considera una noticia.

Esta tarde escuchaba a una cantante (Ane Leux) en Radio 3 y me quedaba enganchadísima por lo flipada que estaba con la música. Licenciada en periodismo, pero resulta que su vocación es la música. Esta tía va a hacer feliz a tanta gente… A mí la primera.

Somos lo que hacemos. Despierta. Felices vocaciones.