Categoría: Educacion

Loyalty Experience, o cómo la lealtad sobrevivió a la fidelidad

propiedad de http://trome.peEn el post De contratos indefinidos y otras estupideces,  comenzaba a hacer referencia a la fidelidad versus lealtad desde un punto de vista cultural, y ligado, de alguna manera, a las nociones de compromiso y responsabilidad que tanto tienen que decir sobre esta cuestión. Retomo ahora este tema, aprovechando la moda del Loyalty experience, cuyos programas comienzan a demandar nuestros clientes. A pesar de que, lingüísticamente, a penas encontramos diferencia entre fidelidad y lealtad, lo cierto es que, desde un punto de vista semiótico(*), la fidelidad tiene un poder otorgado muy superior. En términos sexuales, podríamos decir que el primero es algo más pornográfico frente al erotismo del segundo. Seguramente, porque la fidelidad implica acato y, sin embargo, la lealtad va más allá de la obediencia contraída. La fidelidad es una deuda, la lealtad, un regalo.

maloconocidoLa cuestión es que la fidelidad sostiene un concepto manoseado, tradicionalista e impositivo, entendido como la capacidad de cumplir una promesa, de modo que, si has prometido ser fiel, es casi una redundancia. Por ejemplo, si me dices que mi tableta tiene dos años de garantía, pero al año se me estropea y tú me dices que no son daños ni defectos de producto sino del uso que le he dado, consideraré que me estás traicionando y, por lo tanto, que me eres infiel. Puede pasar lo mismo con un programa político que te han prometido que cumplirían, y no lo han hecho, o incluso que, después de haber celebrado nuestras bodas de plata, con todos los honores, te encuentre en mi cama con una señorita aprovechando que estoy de viaje de negocios. Todas son infidelidades. Todas, en nuestro país, se perdonan. Es una cuestión de cultura; más bien de incultura y de un tatuaje que nos hacen a los españoles al nacer que reza: “más vale lo malo conocido, que lo bueno por conocer”.

fans

Sin embargo, el concepto de lealtad, sin necesidad ninguna de imposición, no es un tema a tratar en familia o en las organizaciones porque, ¿cómo se trata lo que no se puede imponer? En realidad, la lealtad tiene pocos caminos de transmisión y pocos cuentos que contar. Yo confío en ti porque tú confías en mí, yo te soy leal por eso y, seguramente, por eso, tú me serás leal a mí. En el ámbito personal podríamos decir que, cuando te acostaste con esa señorita, si le dijiste que la mujer más maravillosa del mundo es aquella con quien estás casado, puede que sea infidelidad pero, desde luego, es lealtad, y, no lo vas a creer pero, si a pesar de ello, esa señorita quiere seguir viéndote es porque te es leal. En el ámbito empresarial, como en el personal, la lealtad requiere de fans, no de clientes. Los fans te aceptan como eres porque te admiran, te desean, quieren repetir, como sea. No es el caso de un cliente. El cliente reclama su satisfacción una y otra vez, se enfada muchísimo cuando no la obtiene y a penas se alegra cuando sí. El cliente puede ser un tirano al que nos subordinamos porque, finalmente, es quien paga la cuenta.

La lealtad no se puede negociar, no se puede comprar. La lealtad es el valor en un mundo necesitado de valores. La lealtad es eso que las grandes corporaciones, las grandes bandas de rock, el fútbol y algunas personas han conseguido.

PD: la Semiótica trata la Comunicación siempre en referencia a las sociedades humanas.

TwitterFacebookGoogle+LinkedInPinterestTumblrStumbleUponEmailPrintCompartir

Conexiones improbables

La comunidad del ladrillo en acción...
La comunidad del ladrillo en acción…

La semana pasada estuvimos en Barcelona, en una certificación de LSP (Lego Serious Play). Lo cierto es que me siento halagada cuando nos dicen “Qué bien os lo montáis, ahora a Barcelona a jugar al Lego”. Es totalmente verídico, en Audazia, disfrutar no es un derecho, es una obligación 🙂 Así es que ha sido una semana fabulosa, ya sabéis, salir de casa, cambiar de aires, aprender algo nuevo, ver a gente que hace tiempo no ves y conocer a gente que, de otro modo, sería imposible que conocieras. ¿Lo habéis probado?

Esto da casi para una teoría del aprendizaje, quizás inspirada en Thorndike, en la cual, a mayor estímulo de la compañía, mayor es el aprendizaje. Aprendemos más y mejor si lo hacemos con personas que nos gustan. En este caso he de resaltar este aspecto que nos ha hecho disfrutar más de lo habitual: siete compañeros que han sido toda una revelación y un ejemplo de generosidad e inspiración. Personas que nunca hubiera conocido sino hubiera sido porque todos teníamos una curiosidad común y una necesidad terrible (de bien) por aprender. Conocer personas así te ayuda a reforzar tu fe en la humanidad y te hace mejor.

Esta soy yo en la comunidad (una visión tripartita :-)
Esta soy yo en la comunidad (una visión tripartita :-)

En la búsqueda de nuevas herramientas, LSP ha satisfecho nuestra expectativas. Todos los asistentes trabajamos con personas y a todas las personas les gusta jugar. Aunque en seguida nos dimos cuenta de que no es ese el foco de esta metodología. Lo interesante y realmente brillante es que pensar con las manos es muy eficiente. Es algo que siempre ha llamado poderosamente mi atención. Hace unos 15 años empecé a investigar el uso de la caligrafía en Inteligencia Emocional y después he aplicado técnicas como la pintura para mejorar la comunicación, aunque creamos que no sabemos hacerlo, especialmente cuando creemos que no sabemos hacerlo. Gracias a mi amiga Marián Durán aprendí a hablar con las manos y aluciné con las posibilidades que eso nos ofrece a los oyentes, por no citar a los que no lo son. También es vox populi que amar estimula las zonas corticales y límbicas de nuestro cerebro pero no tanto que si lo haces con las manos este efecto se duplica. Las manos tienen incluso el poder de sanar, de hacernos felices 🙂 No solo las nuestras, las extrañas, aquellas que no esperas encontrar, las improbables. A mí me hacen feliz las manos de los demás, algunas, especialmente.

Veo... un bote salvavidas.
Veo… un bote salvavidas.

LSP es una metodología que nos ha enseñado una serie de principios (PGS) que nos traemos a nuestra querida Audazia y que ya hemos empezado a poner en marcha. No sé si os servirán sin el contexto adecuado, pero necesito compartirlas para que no mueran en mí:

  1. Deja de hablar, construye.
  2. Construye individualmente, comparte en grupo.
  3. Comparte y construye la historia.
  4. Eres dueño de tu modelo.
  5. Cuestiona el modelo, no a la persona.
  6. Confía en el proceso.

Uno de mis aprendizajes favoritos, en forma de pregunta, ha sido: ¿Puedes vivir con ello? porque si es así… ¿por qué ibas a dedicar tanto tiempo y energía a algo que no tiene ninguna relevancia para el asunto que nos ocupa? Creo que es una pregunta que te ayuda a ser feliz, a soltar lastre.

Una experiencia deliciosa y altamente recomendable. Una aplicación muy potente para el coaching de equipos. De momento, la semana que viene empezamos a utilizarla. Estamos deseando 😉

No me gustan las gorditas

first_dates
First dates. Paco y Mistral.

La semana pasada, esperando a que comenzara una película en Cuatro, se me coló un programa de esos insustanciales de pocos minutos, titulado First Dates, que ya te puedes imaginar tú de qué va el asunto por muy low level que tengas. Bueno, pues hoy no voy a hacer una crítica comunicativa ni del programa de factura importada, que nosotros de creativos andamos escasos (sí, Sheldon, esto es ironía) ni de su contenido, ni de su presentador, ni de sus participantes -esto último es mentira-, porque mira, me lo merezco, que en esos minutos podría haber hecho algo mucho más interesante con mi vida, PERO, la cuestión es que me quedé allí plantada, sin poder apartar la vista de la caja tonta. Aparece un chico en pantalla de 32 años, con menos luces que una carreta de mano, sin ninguna característica física sobresaliente, más allá de parecer simplón, diciendo que está en paro y tal y que a él no le gustan rellenitas, que él es de los que se cuidan; que será por fuera, solo, ¿no?. He tú ahí que aparece la chica, de 20 años, muy guapa, bilingüe, agradable, diciendo que le gustan mayores que ella, con una sonrisa que le ocupa toda la cara. Comienza la conversación de un nivel… que ya te puedes imaginar, hasta que el chico se lo suelta: “a mí no me gustan gorditas”. Ella, como puede, se justifica, que si yo no soy lo que ves, que si he tenido problemas y bla, bla, bla. Una pena morena, vamos.

madre
Madre sin photoshop

¡Hala! Pues ya tengo tema para el post con el caso de marras que hoy me arroja al portátil a escribir con la furia de los doce titanes. Y es que no era algo aislado, de repente, me vino a la memoria una frase que me dijeron, unos meses después de dar a luz, “Tienes que adelgazar, si no, tu hijo se avergonzará de ti, que ahora los niños no son como los de antes”.

(Sin comentarios).

Causalmente, hacía unos días había visto un viral titulado “Tus hijos no recordarán tus michelines ni tu culo flácido, te recordarán a ti” que me había gustado mucho y me había hecho pensar en todas las madres que han perdido su figura porque no han mirado más que para sus hijos.

Hay, como poco, dos cuestiones muy importantes en todo esto. La primera es que estamos hablando de gordura, sobrepeso, e incluso obesidad y, sobre este tema, que todo lo más que se nos ocurra sea tratarlo desde la estética… es muy grave, y mucho más grave será en 2025, cuando una quinta parte de la población mundial sea obesa, con las innumerables y trágicas consecuencias que ello puede tener. Estar gordo no se puede justificar echándole la culpa a la genética, estar gordo es el resultado de una conducta asociada a la pésima educación alimentaria, fraguada en el sistema capitalista que nos empuja una y otra vez a consumir comida procesada, beber refrescos, y fagocitar patatas fritas como si no hubiera un mañana, pero espera, que aún hay más, lo mejor de todo es que, después, nos gastamos aún más dinero para pagar un gimnasio que elimine, en lo posible, las grasas trans, azúcares y carbohidratos acumulados con tanta basura. Como siempre, esto también tiene arreglo y el arreglo es el mismo de siempre: MÁS EDUCACIÓN, pero de la buena, a ser posible. Y de esto no digo más porque no es mi ámbito y lo dejo en manos de quienes saben. Yo tengo un nutricionista de cabecera que me chifla y que os presto y que sabe lo que no está escrito en Nutrición, aunque se empeña en demostrarlo todo científicamente: Aitor Sánchez, al que podéis escuchar en Esto me suena, en RNE, o leerlo en su blog Mi dieta cojea.

A partir de aquí, podríamos decir que uno está gordo porque quiere o, porque no queriendo, no sabe qué tiene que hacer para no estarlo. Si es porque quiere, fin de la conversación. Ole tú. Haz con tu libertad lo que te plazca. Si es que no quieres pero no sabes, consulta a un nutricionista y, si te ves comiendo a escondidas para rellenar algún vacío, pide ayuda a un psicólogo. Qué fácil es decirlo, ni te cuento escribirlo.

gordoyflaco
El gordo y el flaco

La segunda cuestión es que, como lo que dices siempre habla de ti (y este sí es mi tema): si dices que no te gustan las gordas (por favor, no uses la palabra “rellenita”, no vayas a querer frenar ahora tu inteligente apreciación), dices que valoras a las mujeres por el empaque, como si las mujeres pudieran valorarse por fuera, como si fuera tan ridículamente sencillo. Lo peor es que, con probabilidad, todos lo hacemos. Nuestra cultura está repleta de prejuicios, síntoma de poca cultura, por cierto. No es fácil deshacerte de ellos pero, si quieres, antes de nada, lo más importante es que seas consciente. Cuando dices “no me gustan los gordos” hay dos interpretaciones básicas pero solo una semiótica. Por alguna razón, la imagen que contiene la palabra “gordo” es importante para ti, está relacionada contigo de algún modo y, por supuesto, habla de ti. Es como cuando le dices a alguien “estúpido”. Esa palabra que conoces tan bien y que utilizas, está en tu vocabulario seleccionado por ti por alguna o muchas razones. Recuerda que tus palabras te representan porque, no lo puedes evitar, eres lo que dices, eres lo que comes, eres la música que escuchas. Y que no te gusten las gordas, es muy lícito, faltaría más, pero que eres un inepto integral que no ve más allá de sus narices, también, ¡porque estamos todos gordos! sí, sí, tú también, y si salieras un poco y mirases a tu alrededorverías que la proporción áurea… no la encuentras ni en la mente del más artista.

Por tanto, por concluir y evitar derrames oculares innecesarios, cuando alguien te dice que estás gorda, como si te estuviera informando de algo que tú no sabes, es porque no tiene mucho más que decir, su intelecto no le da para más, ¿no te da pena? Hablar del físico de las personas es de muy mala educación y una clara muestra de que has ido a la escuela, pero poco. Si encima lo haces para insultar, dobla lo patético porque, como lo que dices habla de ti, si eso es todo lo que se te ocurre para ofender a la chica o al chico de al lado, ten cuidado, porque si es verdad que son gordos, igual les entra el hambre y te comen.