constelaciones-familiares-terapia-sistemica-1835-MLV22324911_5633-ODespués de más de un mes ausente del mundo -virtual, exclusivamente- no tengo buenas nuevas, sigo sin internet. Genial por la parte de que me he ido a vivir a un lugar en el que la cobertura es ciencia ficción (en mi casa sólo funciona el teléfono en una de las cuatro salas) pero muy mal por la parte de los operadores, en este caso Vodafone y en otro otros, que nos marean con sus dimes y diretes. Así es que hoy he tirado de la wifi de algún incauto y allá voy.

Y es que estas semanas las he invertido en formación, que ya hacía tiempo (gracias Raúl que te empeñas y yo te sigo): y he estado en la I Feria Nacional de Coaching y en Las I Jornadas de Pedagogía Sistémica de Canarias. Las segundas por alusiones pues si algo he de resaltar de la primera (poco sobresaliente para mi entender) fue la intervención de Ángel de Lope y su visión sistémica que nos mostró de manera magistral con un caso práctico real. Si el coaching ontológico trata los problemas desde la más pura lógica, el sistémico se fundamenta en aquello que no ve la conciencia y por tanto aquello que está a un nivel más profundo, en ese nivel en el que se encuentran las soluciones. Una herramienta que empleo con mis clientes y que os recomiendo investigar por lo de útil e interesante que tiene es el coaching sistémico.

La sistemica parte de un principio de coherencia y es que todos pertenecemos a uno o varios sistemas (he llegado a la idea de que cuantos más sistemas sean menos posibilidades de morir de hambre o frío) y que si trabajamos con ellos y los tenemos en  cuenta (y aquí el sistema educativo debería tomar notas pero déjalo que está muy ocupado reiventándose copiando de aquí y allá para ir a peor) encontrar soluciones eficaces no será una utopía.

La coherencia… En estas semanas he vuelto a Madrid y aunque ha sido un viaje relámpago, sí que he podido visitar a algunos amigos (qué bueno el reencuentro con mi compañera y amiga Cristina Andrés) como J. López Mollo que, desde que le conozco, ha sido mi filósofo de cabecera. Él me planteaba: a mí el sistema social me exige casarme, tener una hipoteca, consumir, tener hijos… si no lo hago mis compañeros de sistema se molestan hasta el punto de la exclusión sin embargo yo alimento el sistema desde mi coherencia, siendo fiel a mis principios, algo que está en la genética del sistema, ¿no? Creo que sí, amigo mío, creo que los coherentes son los grandes supervivientes, creo que no hay respuestas acertadas pero muchas preguntas interesantes, creo que tu opción es la mejor para ti quizás no para otros y viceversa, creo que has sabido mantenerte cuerdo en este devenir loco de apariencias y vanidades, creo que el sistema te debe mucho, que se alimenta de ti y que tu libertad te libra de deudas y que no todos podemos decir lo mismo…

TwitterFacebookGoogle+LinkedInPinterestTumblrStumbleUponEmailPrintCompartir

1 Comment on Coherencia y sistemas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *