Es un título trampa. No creo en las casualidades ni en las patas de conejo ni en la magia negra. Creo en el poder de las -buenas- personas y sobre todo creo que si siembras, recoges. No sé cuánto ni qué, pero recoges.

casualidadEn el año 2013 he conocido a dos personas con las que he tenido esa sensación de nos conocemos de siempre, que me aportan, me calman y me seducen. Dos pequeñas grandes mujeres  ¿y sabes qué? Una nació 13 días antes que yo y la otra 13 días después. Una tiene tres hijos, otra tiene dos y yo completo la ecuación. A las dos las he encontrado muy lejos de su hábitat natural, en un momento clave; en realidad no las he encontrado, simplemente nuestras vidas  se han cruzado, lo que pasa es que no las he dejado pasar, ni las dejaré, yo me las  he quedado pa mí pa siempre.

Esta semana he terminado la trilogía sobre Comunicación que he realizado para la gente de la Concejalía de Juventud de Santa Lucía. La primera ha sido un acercamiento a la Comunicación Pública, una invitación a sorprender y a ser creativos, la segunda una fórmula para la Seducción y con la tercera he hecho más hincapié en la Marca Personal. La gente joven me fascina. Ya sé que yo también he sido joven y que el espíritu es lo que cuenta y todos esos rollos que nos hemos inventado para no aceptar que ya no somos jóvenes, porque luchar contra el tiempo es una guerra perdida, no hay lifting que pueda mantener el brillo en la mirada, la piel a estrenar, las ganas de empezar, de hacerlo todo por primera vez, creer que no tienes nada que perder…

En las tres ocasiones sentí lo mismo: nuestros caminos acaban de encontrarse, estoy segura de que es por una buena razón. Algunos no volverán a contactar conmigo aunque me recuerden de forma amable, otros me seguirán en Facebook para no perderme de vista, y otros, algunos, los menos, me llamarán, me escribirán o quedarán conmigo, me contarán sus planes y compartirán sus sueños. Y un día alguien les dirá: ¿Has quedado con Ana? –Qué casualidad, precisamente estaba pensando lo que me hubiera gustado charlar con ella-.

Sé fan de la causalidad, verás qué efectos…

TwitterFacebookGoogle+LinkedInPinterestTumblrStumbleUponEmailPrintCompartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *