Las preguntas que me hago esta semana son: ¿qué es el altruismo?¿qué sentido tiene? ¿existe en realidad?

msf
La labor de Médicos Sin Fronteras como ejemplo de altruísmo

¿Hay personas que son capaces de hacer cualquier cosa por procurar el bien ajeno? Absolutamente sí. De hecho… ¡conozco a muchas!, Pero, ¿incluso a costa de su propio beneficio?. ¡Uf! Es que… ¿ayudar a los demás no supone beneficiarse? acaso, ¿quién decide ayudar a otro no gana siempre? Incluso, en algunos casos, ¿ayudar a otros no es una manifestación de egoísmo?, por aquello de, en vez de ocuparte de lo tuyo, te ocupas de lo de los demás… (ya sabéis que lo mío es provocar… sigamos leyendo).

El egoísmo es la base de la supervivencia animal, como la madre que si no se alimenta no tiene leche, como el padre que si no es lo suficientemente fuerte para defenderse a sí mismo no podrá defender a sus hijos. Es un principio básico que debería aplicarse en todo, si no estás bien, no estás en condiciones de ayudar a otros.

El egoísmo, esa conducta denostada, muy castigada por muchos muchos interesados, es muy necesario. Cuidado, hasta que ya no lo es. Es necesario cuando no tienes nada más, como un bebé. Un bebé solo piensa en sí mismo, este es un excelente indicativo de supervivencia. Llora y grita y clama por sus necesidades, su bienestar. Una vez va creciendo y asegurándose de que estas están cubiertas y/o sabe cómo cubrirlas, estará preparado para ocuparse de los demás. Hay infinidad de personas, cada vez más, que nunca llegan a estar preparadas porque no sienten sus necesidades satisfechas, ¿cómo van a estar dispuestas a dar si están enfocadas en recibir? Personas que no han madurado, porque no han querido, o no han podido o no las han dejado.

maslowMaslow y su pirámide nos enseñaron que hay cinco niveles de necesidades, dependiendo de la evolución socioeconómica y cultural. Los dos primeros son la base para todo lo demás, por lo que son, y deberían ser, de obligado cumplimiento en cualquier sociedad. El tercer nivel, menos práctico y más afectivo, es necesario para conseguir cierto equilibrio emocional. El cuarto y el quinto son solo para adultos afortunados, sí, sí, para ti y para mí. En una sociedad como la nuestra, los cinco niveles deberían estar más que cubiertos. Deberíamos haber podido invertir en nosotros, para ayudar a los que no han podido. Deberíamos ser grandes egoístas-altruistas.

Una pregunta que me hacen mucho y de la que hablábamos el otro día en el programa de Adolfo Martín, Estando contigo, es ¿cómo puede ser que si conocemos el secreto de la felicidad, la gente no sea feliz, plena, completa? Digamos que la llave está en la Inteligencia Emocional y que la buena noticia es que la Inteligencia Emocional se puede entrenar. La cuestión es ¿Dónde están los entrenadores? ¿Quién los prepara? ¿Por qué no hay universidad que sea capaz de producir expertos? Pues, porque en esto de la Inteligencia Emocional, no basta con saber, hay que ser. Si no tienes un nivel alto de Inteligencia Emocional no la puedes enseñar porque el mejor canal de enseñanza es el contagio.

La maravillosa Audrey Hepburn
La maravillosa Audrey Hepburn

Aquellas personas con un alto nivel de Inteligencia Emocional son altruistas. Pero no por una cuestión de bondad-maldad (qué sandez la de reducir todo al blanco y negro) sino por una cuestión de pura inteligencia. Las personas más inteligentes saben que la cooperación, la filantropía, la generosidad, la hospitalidad, la humanidad y la empatía son, con toda seguridad, las recetas del éxito.

Ahora vamos al cómo. Para empezar, auto-observación: ¿soy egoísta? Mejor aún: ¿estoy preparado para no serlo? ¡Pirámide de Maslow al canto! A ver cómo ando con eso de cuidarme: tengo para comer, tengo cobijo, tengo gente que me quiere y a la que quiero, aporto algo a la sociedad que me rodea… ¿he llegado donde quería llegar?  ¿estoy en el camino? Que hay alguna respuesta negativa, pues ¡hala! a programar: “plan de choque – plan de vida”. Podemos empezar con algo muy sencillo, una variación en el lenguaje: ¿utilizo mucho el yo, mi, me, conmigo? ¿me hago muchos selfies? ¿envío fotos mías a todo quisqui? ¿Cuándo alguien me cuenta su situación termino contándole la mía? ¿considero que he tenido “mala suerte” en la vida? 

¡son míos!
¡son míos!

Ser egoísta es una señal de involución. Desplegar nuestra ira con los egoístas no lo es menos. La compasión es lo único que nos ayudará a unos y otros. Tú, como buen egoísta, ya sabes que no hay nada que procure mayor beneficio que ocuparte de los demás y si no lo sabes, no es que seas egoísta, es que eres un niñato (también vale para niñata) 🙂

TwitterFacebookGoogle+LinkedInPinterestTumblrStumbleUponEmailPrintCompartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *