La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano aprobada por la Asamblea libertadNacional Constituyente francesa el 26 de agosto de 1789, la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 10 de diciembre de 1948 en París y todas las declaraciones de independencia del mundo que conozco coinciden en un principio fundamental: El derecho a la libertad. Esa preciosa palabra algo denostada, minusvalorada e incluso olvidada por muchos es, probablemente, la más humana de las palabras y con seguridad, la más necesaria.

La libertad está en serias dificultades, no corren buenos tiempos para ella… tan esclavos del reloj, el dinero, el consumo, el fútbol, de la maltrecha política, la imagen, la televisión, de las redes sociales, la comida, la bebida, el riesgo… tan hambrientos de todo, tan llenos de nada… que, al final, ha resultado que no sabemos muy bien en qué consiste, por qué tanta gente ha muerto por ella ni siquiera el porqué de  esa magnífica relación con la felicidad que ya dura milenios.

Libertad: Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos (DRAE). Sí, la libertad incluye responsabilidad, lo que se traduce en que no es fácil ni cómoda ni pasiva. La libertad te da la oportunidad de elegir: elegir ser feliz, elegir ser solidario, elegir ser coherente, elegir ser valiente, elegir hacer de tu vida la vida, elegir, elegir, elegir… La libertad es el ejercicio de tomar decisiones de forma responsable. Me temo que tanto analfabetismo libertario tiene su origen en este sistema educativo nuestro que no nos enseña a pensar, sino a obedecer, que no nos enseña a liderar sino a seguir, que no nos enseña a ser sino a hacer. Estoy de acuerdo, pero ahora que lo sabemos ya no nos puede servir como excusa.

La libertad nace del interior, de lo más profundo del alma. Si no te aguantas… ¿por qué alguien iba a tener que hacerlo? Si no te respetas ¿pretendes que alguien lo haga? En serio ¿no te gustaría ser libre? No depender de lo que digan/piensen/comenten/opinen los demás, no depender de lo que sientan los demás, compadecerles (tener con-pasión) sin contagiarte. ¿No te gustaría? ¿No te gustaría no ser esclavo de la infancia? De aquello que viviste hace ya tanto tiempo que nadie, excepto tú, recuerda, de aquello que te dijeron o que no dijeron, de los abrazos que no te dieron, de los besos que no recibiste… Ahora tienes el poder de ser aquello que te enseñaron ser o de ser lo que quieras ser, sólo tú puedes elegir pero has de saber que si quieres ser libre, la primera batalla comienza con la independencia emocional: liberándote del pasado y de todas aquellas relaciones que te esclavizan, que no te tratan de igual a igual, que no te aportan nada, enfrentando tu presente y tu futuro como una oportunidad, sin justificaciones.

Hoy puede ser un gran día, date una oportunidad. Empieza tomando esa decisión que lleva en tu cabeza tanto tiempo que ya no sabe cómo salir, comienza a construirte un futuro en el que puedas estar orgulloso de ser tú, por ti y para ti, antes de por y para lo demás, muéstrate responsable de tus decisiones y de tus actos, sin echarle la culpa al resto. Lo que pasó, pasó, céntrate en lo que puede pasar, en lo que puedes hacer que te pase . Construye la vida que quieres, que siempre has deseado, hazlo ahora y sé libre…

TwitterFacebookGoogle+LinkedInPinterestTumblrStumbleUponEmailPrintCompartir

8 Comments on Independencia Emocional

  1. Leerte me da ganas de gritar por la ventana en plan entusiasmo degenerao y salvaje. Yo más libre que nunca, cuesta arriba y sin frenos. Te lo digo yo… Ya mismo toco las estrellas. Contigo de la mano, of course.

    • Y que eso me lo diga mi bloguera favorita… Es como si Luis Miguel hubiera venido esta noche a cantarme al oído… Tú me entiendes… (Un millón de gracias)

  2. En este artículo se refleja bastante esa sabiduría acumulada y conquistada que posees Ana,
    Creo que esa una de las claves para tener una vida con sentido, ¿Qué opción eliges, la “Fácil” o la “Buena”, vivir en modo supervivencia o en modo VIVENCIA¡¡ Te comparto una frase que leí hace poco y que creo que encaja muy bien con tu artículo
    «La libertad conlleva responsabilidad. Por eso a la mayoría le aterroriza» George Bernard Shaw

  3. Cuatro tipos de personas existen sobre la faz del Planeta Tierra :
    Los que escuchan, hablan y callan.
    Los que escuchan, hablan y dicen.
    Los que escuchan, hablan y hacen.
    Y los que…
    PENSAMOS, ESCUCHAMOS, TRANSMITIMOS Y REALIZAMOS ACCIONES.

    Haciendo referencia a tu llamada de conciencia, me haces sentir VIVO y HUMANO.

    Gracias

    El pesimismo: segador, sordo y mudo deja aquel pobre infeliz que se apodera de los consejos y realidades de los que se rodea que a su vez esto hace padecer un enorme problema para muchos en este planeta sin darse cuenta…
    Frente al conformismo tan severo que transcurre por la época y que apena a cualquiera le da por mirar al sol y sentir el calor de la vida…
    Ya se quién va a levantar el ánimo y hacer realidad un nuevo amanecer…
    ¡Gracias; por Ser Tan Grandiosa he Inspiradora; Gracias!

    Roberto Pérez Ortega

  4. Encaja, encaja… a mí también me da miedo la libertad (te lo confieso ahora que no nos escucha nadie), es mucho más fácil que alguien me diga lo que tengo que hacer y cómo, es sólo que el miedo me provoca y que nací para ser libre, claro :-*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *