evolucion-frikiTodos los que han asistido alguna vez a mis seminarios se saben de sobra el Protocolo de Opinión, incluso los que no. Os aviso de que estoy en un momento de mi vida de re-evolución, un momento muy interesante en que vislumbro, con bastante claridad, lo que es importante para mí y lo que no lo es, lo que me aporta y lo que no lo hace, un momento de soltar lastre. Me encanta compartirlo con vosotros. Cuando miro atrás, e intento no hacerlo muy a menudo, me topo con algo que me ha preocupado desde pequeña, incluso antes, porque, con seguridad, fue heredado, la opinión de los demás.

opinionEn mi infancia, dos frases que he escuchado con demasiada asiduidad son qué pensarán los demásojalá te comportaras como los demás. He tardado muchos años en conocer a “los demás” y ahora, que ya conozco a una buena parte, al fin, me he liberado.

Por eso, desde hace más de diez años, cada vez que intuyo alguna falta de autoestima, me siento llamada a intervenir:

¿Qué diferencia hay entre una opinión y un juicio? Curiosamente, y con bastante frecuencia, las respuestas aluden a la negatividad del juicio y la positividad de la opinión…

¿Quién puede emitir un juicio? Aquí la cosa ya se centra: un juicio médico, legal, mecánico, psicológico… sólo puede ser emitido por un experto en la materia y, como mínimo, avalado con un certificado de alguna institución con trayectoria. ¿Qué tienen en común todos esos juicios? Que siempre buscan una mejoría.

¿Quién puede emitir una opinión? Parece ser que todos tenemos claro que cualquiera. ¿Qué objetivo tiene? Las negativas, hundirte la vida, las positivas, mejorártela. Bueno, eso lo decides tú. ¿Cómo? Como lo lees.

monjePongamos que la opinión, al carecer de objetivos éticos y loables, no valiese de nada. Es difícil llegar a pensar eso cuando llevas toda la vida pensando lo contrario, ¿no? En estos casos, en coaching, solemos utilizar la técnica de Vestir al Monje. Es decir, si tú coges a un tipo cualquiera, sin ataduras familiares, solo, sin tener muy claro de dónde viene o a dónde va y lo metes en un convento, le pones un hábito de monje, le cortas el pelo y le calzas unas sandalias, es evidente que no se convertirá en monje, pero lo cierto es que “los demás” empezarán a verle como un monje, incluso a tratarle como tal. Si, además del vestido, añadimos algunas conductas como hablar con suavidad, escuchar con empatía, rezar varias veces al día, ir a misa y dar todo lo que tiene a los que lo necesitan, en tres semanas tendremos a un monje reconocido socialmente. En realidad, no sabremos si lo es o no, pero podemos asegurar que está más cerca de serlo que al principio. Esta técnica utilizada en Programación Neurolingüística ha servido para hacer de pobres ricos, de gordos flacos y de infelices, felices… es para asustarse de su eficacia, ¿no?

En esta ocasión, vamos a utilizarlo para eliminar la creencia limitante las opiniones de los demás son importantes:

En caso de que la opinión sea positiva: sonríe y contesta “gracias”. No es necesario devolvérsela ni sobrevalorarla. Se agradece su amabilidad aunque, lo cierto es que no importa. Es fundamental tener este pensamiento y actuar de la manera que se señala.

En caso de que la opinión sea negativa: nos costará un poco más pero el protocolo, una vez más, consistirá en sonreír (con la mayor sinceridad posible, sin ningún atisbo de ironía, por favor) y decir “esa es tu opinión”. No importa si se da cuenta de que eso solo tiene valor para quien la emite, no para quien la recibe, este es un entrenamiento para TI.

Habrá que practicar mucho y te costará hacerlo un hábito pero, la buena noticia, es que oportunidades para practicar no te van a faltar 🙂 No solo te sentirás mejor, sino que aquellos acostumbrados a darte su opinión, dejarán de dártela puesto que no surte ningún efecto.

Esto nos lleva a dos reflexiones:

  1. ¿Quién puede hacer un juicio sobre mí?
  2. ¿De verdad que las opiniones no importan? 

En realidad, nadie que no seas tú mismo, puede hacer un juicio global sobre ti. No. Ni siquiera tu madre o tu pareja, mucho menos tus hijos. Siempre hay una parte que no conocen, en tiempo y espacio. Eso sí, pueden opinar. Lo que ocurre es que la opinión, en sí misma, ni tiene ni genera ningún valor 🙂

reputacion_lincolnEn Inteligencia Social, las opiniones se consideran importantes porque son las que ayudan a construir la reputación y la reputación es la que te facilita encontrar un buen trabajo, vivir en un buen lugar y conocer a la gente que quieres conocer. Es importante que tengas fichados a tus grupos de interés, esto es “la gente que te interesa para lograr tus objetivos”. Ya sé que suena fatal pero es importante que llamemos a las cosas por su nombre y que dejemos de considerar peyorativa la palabra “interés”. Por ejemplo: un escritor no es mejor ni peor porque entre sus objetivos esté el querer vender libros, ¿no? entonces tendrá que gustarle a sus lectores, si no… Una vez localizados, es imprescindible que te acerques a ellos y mantengas conversaciones lo más fructíferas posibles. La mejor noticia del día es que, si tus intereses son éticos y de madurez personal y profesional, vas a encontrarte con muchas personas que no opinan, a no ser que les preguntes, lo que se conoce como “gente educada”.

reputacion_mitchelEn cualquier caso, parece ser que, para tener una alta reputación social, son necesarias las opiniones positivas de los demás. La cuestión es cómo puedes influir en ellas, aunque esta ya es materia de otro artículo. Ahora, con las redes sociales, todo resulta más fácil, puedes construir tu identidad como quieras, siempre que no tengas que enfrentarte a tus seguidores en la vida real, claro, porque Facebook es fantástico para las largas distancias, en las cortas es fácil comprobar que no eres lo que pareces y como consecuencia, tu reputación caerá por los suelos… Es un juego harto complicado y poco rentable, porque al final, es muy difícil librarse de uno mismo, así es que es mejor trabajar en ser aquello que quieres ser, así no tendrás que disfrazarte de nada 🙂

TwitterFacebookGoogle+LinkedInPinterestTumblrStumbleUponEmailPrintCompartir

2 Comments on Vistiendo al monje. Opiniones vs. juicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *