Hace unos días fui a la peluquería (no sé qué tienen las peluquerías que es sentarme en uno de sus mulliditos sillones y entrarme una necesidad irrefrenable de leer cualquier revista que tenga en portada la palabra sexo). El caso es que encontré un artículo que venía a decir algo así como: “el sexo está de moda”, justificando la estupidez con el número de lectoras del ínclito best-seller 50 sombras de Grey.

bondageEn mis años universitarios estuve en una mesa redonda en la que se discutía sobre la posibilidad de que los teléfonos móviles se pusieran de moda. La inmensa mayoría de la mesa pensamos que no: eran feos, pesados y… además: ¿qué loco iba a utilizar un teléfono cuando caminaba, cuando comía con la familia o cuando tomaba un café con un compañero o de copas con los colegas?… Había un filósofo en la mesa, del que ya no recuerdo su nombre, que hizo el siguiente comentario: los teléfonos nunca estarán de moda porque  la moda hace referencia a algo que goza de fama durante un tiempo “determinado” y el teléfono no es algo pasajero en tanto que contribuye a paliar una necesidad básica: la necesidad de comunicarse.

Quiero decir con esto que el sexo tampoco puede estar de moda por la misma razón, exactamente la misma: porque cubre la necesidad de comunicarse, mucho más poderosa que la de procrear y tanto o más que la de recibir placer. No hay que pensar mucho para llegar a un silogismo sencillo: el éxito del sexting (práctica -cada día más- común entre jóvenes, adolescentes y adultos de envío de contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos móviles).

El sexo es la forma más pura de comunicación que existe, tanto que todo accesorio estorba o debe ser utilizado explícitamente para mejorar la interpretación del mensaje. No todo el mundo practica del sexo de la misma manera porque no todo el mundo desea -consciente o inconscientemente-  transmitir el mismo mensaje, pero lo que está claro como el agua es que el sexo no es tramposo: uno descubriendo se descubre. Es un ejercicio de autoconocimiento y una garantía de salud mental y física. Sinceramente, me cuesta entender el por qué del tabú o el por qué de ser un cabeza de turco de todas las religiones que conozco. ¿Quién tiene miedo de qué?

El sexo es catalizador de energía, liberador de frustraciones, fobias, soledades, el sexo es el mejor ejercicio físico que existe y todos podemos practicarlo. Las personas que practican sexo con asiduidad suelen relativizar con facilidad los problemas, gozan de buena salud, brillo en la piel y una sonrisa. Por el contrario las personas que no lo practican… tienen luchas internas agotadoras, problemas a cascoporro y miles de preocupaciones que no les atañen

El sexo es necesario como es necesaria la comunicación: ¿puede uno morirse si no se comunica? Pues puede que no, pero su calidad de vida estará tan mermada como la de un preso o la de un enfermo.

Claro: hay clientes que me dicen: “ya me gustaría practicarlo más a menudo pero es que mi pareja…” Si tu pareja no desea tener relaciones sexuales contigo tenéis un problema serio de comunicación y hay que resolverlo, si no con vuestros medios, con los ajenos. A veces no es necesario acudir a un especialista vale con un buen polvo, pero hay que ponerse a ello como el que se pone a cocinar: sabiendo que lleva tiempo y trabajo y que el resultado a penas te durará unos minutos en la boca… porque si esperas a que surja el deseo como cuando teníais 16 años pues lo tienes bastante crudo, ni la mente ni el cuerpo son los mismos. Y si tu pareja te adora y tú adoras a tu pareja y tenéis una bonita familia pero lo del sexo no es lo vuestro, dejad de engañaros: necesitas otra pareja, aunque sólo sea horizontal (otro día hablamos de la tontería ésta de la monogamia) u otras parejas, todo depende de tu locuacidad 😉

TwitterFacebookGoogle+LinkedInPinterestTumblrStumbleUponEmailPrintCompartir

4 Comments on ¿El sexo está de moda?

  1. Totalmente de acuerdo con tu reflexión Ana.
    Creo que como las macetas, el sexo también requiere de sus momentos de riego y cuidado, porque podemos caer en la tentación de comenzar a regar macetas ajenas y cuando eso pasa (necesitas otra pareja).
    Como diría mi amigo Gabriel García Márquez, el sexo es el consuelo que le queda a uno cuando ya no le alcanza el amor.

  2. Querido Jose: muchas gracias por participar en este foro y compartir conmigo y con los que nos leen tu opinión. No es necesario estar de acuerdo, cada uno puede pensar lo que quiera y como quiera y enriquecer los pensamientos de los demás sin tener que cambiarlos. A mí me cuesta ver el sexo como una maceta… y a lo que tú llamas tentación yo le llamo necesidad. Por otra parte no creo que el sexo sea un consuelo mucho menos un sustituto del amor, creo que son compatibles aunque no imprescindibles el uno para el otro. Hablamos de conceptos diferentes.

  3. Ana, tu abordaje es culto, sensato, equilibrado… pero no pronuncias ni una sola vez la palabra placer. Un texto sobre sexo que no incluye ninguna referencia al placer me parece no exactamente incompleto, sino desenfocado y desenfocador.

  4. Hola Juan Antonio! Bienvenido y gracias por compartir tu opinión. La palabra “placer” aparece en el post, tercer párrafo, tercera línea. En cualquier caso mi enfoque proviene de una perspectiva de la comunicación es por eso que no ahondo en el placer sino en la necesidad de comunicar con nuestro cuerpo aquello que sentimos y/o deseamos. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *