yo-mi-me-conmigoLeído el título, muchos habrán pensado que esto es una solemne estupidez. Yo también.

Sin tener en cuenta mi ideología, escucho a políticos -en estos tristes días, mucho más- de uno y otro bando, haciendo uso y abuso de la comunicación pública, y lo que me chirría como ciudadana se amplifica con mi vocación y mi profesión.

La semana pasada escuchaba en RNE la entrevista a una política joven, con determinación, con una preciosa voz y con un discurso bastante coherente hasta que… se citó a sí misma. Esta es una costumbre que pone en tela de juicio cualquier afirmación que se haga, ya sea privada o pública. Vamos a analizarla y sirva como ejemplo para no hacerlo nunca, por favor.

Cuando alguien quiere reforzar un discurso, busca un argumento que le dote de mayor credibilidad. La cita es un recurso bastante frecuente que, al igual que las estadísticas, dota de cierto empaque el asunto, y funciona. Ejemplo: Creo que no hay que esperar a ser víctima de este sistema para enfrentarse a él porque, como dijo Bertol Brecht:

“Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada, porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada, porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada, porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada, porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.

Es un buen ejemplo, aunque demasiado manido y arriesgado, sobre todo, teniendo en cuenta que no mucha gente conoce al ínclito dramaturgo y poeta alemán del siglo XX y más osado resulta si comprobamos que este poema no es suyo. Pero lo cierto es que cuela y si los que te escuchan no son muy letrados o, dicho de otra manera, la oposición es floja, que lo es, quedas como un intelectual, un pseudo poeta, que es lo que se lleva ahora.

Una propuesta mucho menos imprudente es utilizar citas poco conocidas de personajes que no admitan discusión (abstenerse de citar a dictadores, demagogos, sectarios y radicales varios), valga el ejemplo:  en realidad puede ser que no lo entiendas porque, como decía Einstein: «Todos somos muy ignorantes, lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas». Et voilà! No está nada mal, ¿eh? ya veo a tu público asintiendo con cara de ignaro sin poner en duda el raciocinio.

Pero, ¿qué sucede cuando dices algo como esto?: “lo cierto es que mi partido siempre ha apostado por la transparencia y, como yo digo siempre, no hay más ciego que el que no quiere ver”… uf… Vamos a ver, alma cándida, ¿de verdad que quieres reforzar tu discurso con algo que tú sueles decir? ¿es que no hay nadie que pueda revalidar tus argumentos que no seas tú? ¿no conoces a nadie con más conocimientos? y, peor aún, ¿te adueñas de la cultura popular, utilizando un refrán como si fuera una creación tuya? y, por si fuera poco, ¿incluyes un categórico “siempre”? ¿tú no ves que te estás metiendo en la boca de un lobo que, con razón, se reirá de ti? Pero, en serio, si esta es la única cita que se te ocurre después de años de comunicación pública y una carrera… o el sistema educativo está cada vez peor o tú no has leído un libro en tu vida, o las dos. Mira a ver…

 

TwitterFacebookGoogle+LinkedInPinterestTumblrStumbleUponEmailPrintCompartir

2 Comments on Y corroboro lo que digo, citándome…

  1. ¡Ay, ay, ay!, ¡como se asoman al balcón de mi memoria tantos pseudo ilustres líderes de paja que lo son no por méritos, sino porque pasaban por ahí y lo que decían sonaba bien!
    Gracias por la entrada Ana. Una vez más reflexión simple y llana, pero fuerte como su contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *